Aceite esencial de menta

De aroma fresco, dulce y muy fresco, este aceite esencial es de los básicos para tener siempre cerca de ti. Los usos y beneficios del aceite esencial de menta son principalmente para el sistema respiratorio, muscular, digestivo y nervioso.

Se extrae de las hojas de la planta familia de las labiadas, su uso se remota a la antigüedad, pasando por la cultura griega y la edad media, y utilizaban este aceite como aromatizante, perfume y también para remedios a veces asociados a la magia en aquellos tiempos.

Propiedades del aceite esencial de menta

Al ser un potente estimulante de la mente y cuerpo, este aceite dulce y fresco será de gran ayuda para quienes lo usen, gracias a que es antiviral, antioxidante, antiespasmódico, antiinflamatorio, anticancerígeno, estimulante y reanimante.

Además de aportar alegría y optimismo a quien lo utilice, a través de cualquier método. El uso del aceite esencial de menta ayuda también cuando existen dolores muy fuertes (físicos y emocionales), así como estados depresivos, de pesimismo, tristezas, incertidumbres y dudas.

menta usos beneficios

Beneficios del aceite esencial de menta

Gracias a su cualidad de ser un aceite que provoca sensación de frescura, resulta ideal para tratar malestares relacionados con temperaturas corporales altas, tales como casos de fiebres, insolaciones, bochornos, sensación de sofocamiento, etc.

Ayuda a combatir, además, malestares del sistema respiratorio como lo son la gripe, infección en la garganta, influenza, asma, resfriados, congestión nasal.

Y también es un gran aliado para tratar malestares digestivos, tales como la acidez estomacal, náuseas, vómito, mal aliento, indigestión, gastritis, úlceras, así como síndrome de colon irritable y diarrea, entre otros.

De gran ayuda para dolores

Aportará beneficios para tratar dolores de diferente índole, desde musculares, hernias, dolores de ciática, de venas varicosas, y de gran ayuda para combatir la migraña.

Usos del aceite esencial de menta

Hay muchas formas de utilizar este maravilloso aceite, te recomendamos siempre procurar adquirir aceites esenciales puros y de grado terapéutico, certificados para el consumo humano.

La docilidad de este aceite esencial de menta facilita su uso, que puede ser inhalado directamente del envase, respirando de manera profunda y pausada.

También al colocar unas cuantas gotas en el difusor ambiental de tu preferencia, armonizarás todo el ambiente y obtendrás sus beneficios.

A continuación, te compartimos algunos usos sugeridos para malestares y situaciones comunes:

Para tratar malestares respiratorios

Ayuda en casos de resfriados, gripes, influenzas, asma, sinusitis, etc, para lo cual se recomienda inhalar directamente y usarlo en difusores ambientales.

Puedes, además, tomar unas gotas de este aceite en un vaso con agua, o agregárselo al de tu preferencia y endulzar agregando miel natural.

Aceite esencial de menta para la fiebre

Cabe recordar que este aceite se sugiere utilizar en personas a partir de los 6 años, dado que todos los aceites son puros y vienen en altas concentraciones, puede generar reacciones en las pieles sensibles.

Cuando se requiera tratar la fiebre, se sugiere aplicarlo diluido con aceite portador en toda la espalda, planta de los pies, en la frente, nunca y sienes.

Auxiliar para padecimientos digestivos

En caso de presentar mal aliento, diarrea, náuseas, indigestión, gastritis, etc., lo más recomendable es consumir este aceite esencial de menta, de manera interna, es decir, ingiriéndolo.

Puede ser mediante cápsulas vegetales, las cuales se disuelven y procesan fácilmente. O también, en vasos con agua (recordando siempre utilizar recipientes de vidrio).

Otra forma recomendable para adultos, será colocar 1-2 gotas debajo de la lengua, esta técnica, además de agilizar la absorción y obtener rápidamente los beneficios de la menta, ayudará también a aprovechar sus cualidades antioxidantes.

En casos de dolores musculares y migraña.

Si lo que se requiere es aliviar dolores físicos (e inclusive emocionales), recordemos que muchos ungüentos y pomadas comerciales recomendadas para estos malestares, incluyen menta, alcanfor y eucalipto, dado que estos generan sensaciones analgésicas y antiespasmódicas.

Para situaciones de dolor muscular, se sugiere aplicar de manera tópica, es decir, utilizando el aceite esencial de menta, diluido con aceite portador, en la zona afectada, dando masajes en círculos, para contrarrestar el dolor.

Cuando se presenten dolores de cabeza y migrañas, lo ideal es inhalarlo directamente, así también será de gran ayuda aplicarlo (diluido) en las sienes, frente y nuca.

Aceite esencial de menta; Un aceite esencial frío

Notarás inmediatamente una sensación de frescura e inclusive de “ardor frío” cuando se realice la aplicación directamente en la piel.

Y en algunos casos de pieles sensibles, podría llegar a generar irritaciones, por lo que te sugerimos siempre iniciar con dosis muy suaves, hasta corroborar que no existan reacciones adversas.

En las situaciones anteriores, también se sugiere además de aplicarlo en las zonas afectadas, usarlo además para dar masajes en las plantas de los pies (reflexología).

Recomendaciones importantes para usar el aceite esencial de menta

Además de las sugerencias para el uso en niños, otra consideración importante de este aceite, es usarlo con precaución durante el embarazo, y tener cuidado también al usarlo moderadamente en personas con padecimientos cardíacos y tendencias a la hipertensión.

Siempre se sugiere, en caso de padecer enfermedades crónicas, acudir con personal médico especializado conforme corresponda.

Deja un comentario